Tips para crear un eCommerce

¿Estás pensando en montar una tienda on line o una empresa de servicios en la red? Estás de enhorabuena. En esta página encontrarás todo lo que necesitas saber.

“Montar un negocio on line no es hacer una página web y ya está, es necesario invertir y no poco dinero”, señala Rubén Camino, socio-director de ConsultingIntegral.es, asesoría especializada en emprendedores, autónomos y en la gestión empresarial correcta.

Jesús Lacoste, director de DeBarcelona.org.es , portal también centrado en facilitar todo lo necesario para trabajar en la red, va más allá: “Para establecerse en Internet hay que armarse de unas buenas dosis de paciencia y perseverancia y dotarse de un importante respaldo económico para aguantar dos años por lo menos, porque la rentabilidad de los portales de la red sólo empieza a sentirse a partir del tercer año, quien crea que se va a hacer rico de la noche a la mañana está muy equivocado”.

Con estas u otras palabras, todos los expertos consultados coinciden en enviar el mismo mensaje a los emprendedores: el e-commerce no es jauja, implica un serio estudio previo y requiere un esfuerzo económico importante.

No en vano hoy por hoy hay 2.500 millones de sites y es necesario hacerse ver. Si no te conocen no existes y para darte a conocer hay que invertir.

Venderle al mundo a través de internet

 

Son muchos los que han intentado establecerse en la red, pero no tantos los que han sabido mantenerse. Sobrevivir en Internet no es tan sencillo como pueda parecer.

Es cierto que ofrece un mercado a nivel mundial que no es posible con otro sistema, pero esa misma universalidad hace que cualquier persona pueda copiarnos la idea y mejorarla. Por eso, te damos algunos consejos para que tu proyecto llegue a buen puerto.

1. Define tu negocio.

Lo fundamental es tener muy claro a qué te vas a dedicar, quién lo hace y quién te puede copiar y sobre todo establecer cuál va a ser tu elemento diferencial.

“Para tener éxito en la red es necesario dar un valor añadido a tu producto: bien porque lo ofertas más barato bien porque pones a la venta objetos inasequibles por los canales tradicionales o bien porque das todas las facilidades de servicio y rapidez, como en el caso de los servicios digitales. El comprador tiene que obtener ganancias por adquirir en Internet”, sentencia Lacoste.

2. Focaliza.

 

Hay que centrar al máximo la propuesta de valor para diferenciarnos de la competencia. Como señala Boronat, “focaliza al máximo tu energía en ser diferente. Menos es más”.

Pero, cuidado, es bueno disponer de una idea ligeramente diferente, pero no extremadamente distinta, porque en ese caso podemos adelantarnos tanto a los tiempos que nuestra propuesta sea un fiasco. “Ser los primeros como obsesión no es un buen consejo, porque significa educar al mercado en nuevo producto o servicio, lo que implica unos costes enormes. Además nos puede llevar a sacar productos inacabados que sean mejorables por nuestros competidores, como ocurrió con Nestcape, superado por Explorer, o con Altavista, mejorado por Google”, confirma el socio-fundador de Multiplica.com.

3.Ten confianza en tu proyecto y en el medio.

 

En Internet los resultados no son inmediatos. El conocimiento del medio es fundamental para saber que es necesario estar permanentemente al día y tener paciencia para generar el tráfico y crear la masa crítica necesarios para sobrevivir en la red. “Es tan importante la química y la motivación por el proyecto como las aptitudes”, insiste Ignacio Sala, de Atrapalo.com.

4.Pónselo fácil al usuario.

 

Tú puedes ser un especialista tecnológico pero el usuario no, debes pensar en él a la hora de diseñar tu página, de manera que le resulte fácil acceder a los contenidos de tu web y realizar todas las operaciones que sean necesarias.

Ojo con los lenguajes complejos, además de asustar al cibernauta pueden ser un obstáculo en los buscadores: para Google, por ejemplo, sistemas como el Flash son motivo de descarte en un barrido. Y, sobre todo, no olvides que en Internet debes trabajar pensando en el cliente más que en el inversor. La atención lo más personalizada posible, la gestión de quejas y devoluciones, la rapidez en las respuestas, la facilidad en el acceso a sus datos personales, el suministro de todos los datos registrales y de contacto son fundamentales en el buen desarrollo de una web.

5. Sé realista al analizar las fuentes de ingreso.

 

Hasta que asientes tu negocio, lo habitual será que tengas que combinar las fuentes de ingresos: generando publicidad, vendiendo servicios extras, actuando como intermediarios en otras operaciones, por suscripción de algunos servicios… “La venta de electrónica por Internet tiene un techo de crecimiento del 30%, por eso nosotros hemos tenido que diversificar nuestros servicios y ahora una buena parte de nuestro negocio procede de los servicios de intermediación con entidades financieras.

Es decir, nos encargamos de las campañas de fidelización de algunos bancos: nosotros gestionamos y distribuimos todos los regalos de sus clientes a través de nuestra propia logística”, señala Rafael Torres.

6. Destina un buen pellizco a la promoción.

 

De nada sirve tener una idea genial si nadie nos conoce. El márketing y la publicidad en la red son fundamentales para conseguir destacar nuestro proyecto sobre los millones de site que hay colgadas.

Todos nuestros entrevistados coinciden en considerar este aspecto como el más importante de la inversión, con el agravante de que, como recuerda Álvaro Cuesta, de X-Novo, “es muy difícil conseguir que alguien te financie un crédito para el márketing, lo entienden si es para el desarrollo tecnológico pero no si es para promoción y al final es casi el montante más importante de toda la inversión”.

Con una adecuada promoción conseguimos generar tráfico, enlaces, patrocinios y visitantes, fundamentales para aumentar la masa crítica que determina el valor de una web.

En este sentido, es importante las políticas de promoción que utilizan al propio usuario como “apóstol”. Boronat recuerda el caso de Hotmail: “es el ejemplo de recomendación más conocido y consistía en incluir al final de cada correo el mensaje ‘consigue tu correo gratuito en hotmail.com’, de manera que convirtió a todos sus usuarios en publicistas de su servicio”.

7. No viajes solo.

 

Es importante contar con un equipo que te complemente, porque es imposible ser un especialista en todo lo necesario de una tienda on line y al final eso va en detrimento de la calidad del servicio.

También es importante establecer posibles alianzas con otros negocios, como aquellos que se dirijan un público objetivo similar aunque el producto sea distinta. Por último, antes de lanzarte a crear tu negocio on line tantea a tus posibles proveedores y exponles tu idea, pidiéndoles el máximo de rigor y sinceridad. Así sabrás hasta qué punto es viable y si puedes contar con suministradores adecuados.

¿QUÉ SE VENDE MÁS POR INTERNET?

 

Al principio de los tiempos cibernéticos se creía que en Internet se podía vender de todo. El tiempo y las crisis han demostrado que no. Aunque no existen obstáculos reales para comercializar cualquier producto, lo cierto es que determinados artículos no encuentran mercado en la red.

Éstos son fudamentalmente aquellos que necesitan ser probados (como ropa o calzado), los que tienen una excesiva dependencia del canal de distribución tradicional (como podían ser los seguros hasta hace poco), los que implican un alto coste de transporte, los productos intensivos en información (cuanto más datos se puedan añadir a un producto más fiable es Internet como canal) o los excesivamente caros.

En este último caso, el usuario busca la información en la red pero opta por el canal tradicional para su adquisición.

 

Esfera sexual o la figura corporal

Los que sí encuentran un hueco muy favorable son “aquellos productos dirigidos al ámbito personal y que implican revelar aspectos de nuestra vida, como todos los artículos relacionados con la esfera sexual o la figura corporal”, señala Lacoste.

También venden el ocio y la diversión, los viajes y el transporte, los teléfonos públicos y tarjetas telefónicas y los productos digitalizados (software, música o contenidos).

Según datos de la AECE-Fecemd, el comercio electrónico en nuestro país alcanzó los 1.837,3 millones de euros en el 2004, un 20% más que el año anterior, y los 395 millones en el segundo trimestre del 2005, un 25 % más que en el trimestre anterior y con una variación interanual del 3%.

Los compradores por Internet alcanzaron los 4 millones, lo que equivale al 23,2% de los internautas, y entre sus motivos destacan la comodidad, la variedad y el precio. De los compradores, el 80,3 % se mostró satisfecho con las compra. El 65,4% de las transacciones se realizó con tarjeta de crédito y el 10 % por transferencia. El contra reembolso está en descenso.

 

Los productos estrella

 

Los productos estrella fueron los billetes de avion (30,4%), la electrónica de consumo (imagen y sonido) (14%) y los libros (12,7%).

El sector de actividad que más volumen de negocio generó fue el del transporte aéreo (21%), seguido del márketing directo (9%), agencias de viajes y operadores turísticos (9%), juegos de azar y apuestas (5%) y espectáculos artísticos y recreativos (4,7%).

Los ordenadores y programas informáticos, que parecen encontrarse en su mercado natural, sólo representaron el 3,9%.

Les dejamos un par de vídeos sobre el eCommerce o comercio electrónico. Si les gustó esta entrada, no duden en compartir y comentar.

Originally posted 2016-12-01 16:38:05.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *