Mejora tu carrera profesional II

Tienes madera de jefe, jefecillo o jefazo

A medida que se va avanzando en el organigrama de la compañía, los conocimientos técnicos pierden peso frente a otras habilidades, más determinantes para desempeñar bien el trabajo. Analiza si tienes las necesarias para llegar a lo más alto.

 

FLEXIBILIDAD.

 

Es la garantía de que serás capaz de adaptarte y trabajar eficazmente en distintas situaciones y con distintos grupos profesionales. Implica estar abierto a los cambios en la organización, ser capaz de asumir poco a poco nuevas responsabilidades en el puesto de trabajo y mostrarse flexible con las personas, valorando las posturas y puntos de vista contrarios.

 

AUTOCONFIANZA.

 

Debes sentirte capaz de realizar con éxito las tareas de tu puesto y de elegir la solución adecuada para resolver los imprevistos.

 

PENSAMIENTO ANALÍTICO.

 

Es imprescindible para llegar a los puestos más altos de la organización. Implica ser capaz de entender las situaciones complejas y de organizar los problemas por partes, para enfocarlos y resolverlos estableciendo prioridades de forma racional. También facilita la capacidad para entender las relaciones de causa-efecto de los problemas.

 

ORIENTACIÓN AL LOGRO.

 

La necesidad de conseguir siempre buenos resultados, marcarse metas profesionales y personales para superarse a uno mismo y, en algunos casos, también para superar a los demás es el mejor motor para no quedarse estancando.

 

INICIATIVA.

 

Acostúmbrate a identificar y resolver los problemas por ti mismo, sin esperar a que sean los demás quienes te digan cómo actuar.

 

COMPRENSIÓN INTERPERSONAL.

 

La habilidad para relacionarte con los demás es muy importante para dirigir equipos y establecer lazos de confianza en la organización.

 

COMPRENSIÓN DE LA ORGANIZACIÓN.

 

Dedica parte de tu tiempo a comprender e interpretar las relaciones de poder en tu propia empresa y en otras organizaciones.

 

LIDERAZGO.

 

Supone ser capaz de asumir el rol de líder de un grupo y de guiarles sin necesidad de utilizar actitudes autoritarias. Un buen líder, además, ayuda a los demás a que se desarrollen profesionalmente para crear equipos de alto rendimiento.

 

AUTOCONTROL.

 

Es fundamental aprender a mantener las emociones bajo control y evitar reacciones negativas ante las provocaciones por parte de otros o cuando haya que trabajar en situaciones de estrés.

 

ORIENTACIÓN AL MERCADO.

 

Significa ser capaz de captar pautas en las necesidades de los clientes, en los cambios en la tecnología y en las condiciones del mercado y convertirlas en oportunidades.

 

APRENDIZAJE.

 

Ser consciente de que siempre nos quedan cosas por aprender es el único modo de evitar el estancamiento. Intenta desarrollar tu curiosidad intelectual, ábrete a nuevos enfoques para resolver las tareas y dedica parte de tu tiempo a aprender. Por ejemplo, puedes realizar estos cursos sobre habilidades directivas.

En este enlace de aquí abajo puedes conseguir más información.

Aquí.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *